Hombres madurad y sed Padres

separacion-de-pareja-

Hacer las cosas bien, intentando herir lo menos posible a las partes implicadas es, como siempre, cosa de dos.

Cuando una toma la decisión de separarse e ir a firmar un convenio de mutuo acuerdo se ha de mantener la cabeza bien fría y el corazón bien caliente porque hay una parte, la contraria, que se siente humillada y despechada y, por todos los medios, intentará que la separación no continúe hacia adelante y de continuar hacia adelante intentará, como sea, ponerlo lo más difícil posible.

Si se es capaz de orientar la negociación hacia el beneficio de los hijos, entonces, tendrás argumentos que debatir y argumentos de peso para que la parte contraria se lo piense y comprenda. Si no se es capaz y se cae en el juego de dires y diretes, de culpas y responsabilidades, el convenio se pierde.

Es bastante difícil llegar a firmar un convenio amistoso pero no imposible. Yo lo hice, aunque eso no garantizó que permaneciera la amistad entre ambos porque, como digo, es cosa de dos.

Lo que voy a contar aquí, por supuesto, es mi experiencia que, por ende, coincide con la tónica general entre separados pero eso no quiere decir que no haya personas, tanto hombres y mujeres que no pierdan el horizonte del bienestar de sus hijos y dejen relegado su orgullo a un segundo plano a favor de su bien.

En mi caso, fui quien tomó la iniciativa, quien instó a un convenio de mutuo acuerdo, por eso hablo de el padre, del hombre, de lo que he experimentado pero que, igualmente, mis palabras se pueden dar la vuelta en caso de que sea el hombre el que tomara la decisión y la iniciativa, seguramente que la actuación, en este caso, de la mujer, de la madre, no hubiera variado mucho a lo que cuento o hubiera variado a lo tremendo porque muchas mujeres se valen de la predisposición judicial para hacer daño.

Uno de los principales objetivos del hombre es mermar tu economía. Y uno de tus principales objetivos, como mujer y madre, es conseguir salir adelante con tus hijos. Si dispones de un buen trabajo ya tienes la mitad del camino recorrido y  un gran obstáculo salvado. Si no tienes trabajo, entonces, él intentará por todos los medios hacerte ver que con él se vivía mejor económicamente, así que todo lo que pueda hacer para desfavorecer tu economía lo hará, como por ejemplo, no abonarte los gastos originados por los hijos aunque su situación económica esté mucho más favorecida que la tuya. Así que, a pesar de que no tengas ingresos te las tendrás que ingeniar para conseguir afrontar esos gastos ineludibles para tus hijos.

Por supuesto, de los gastos que originen tus hijos y no se hayan metido en el convenio olvídate porque aunque se lo expliques, se lo argumentes y se lo hagas comprender a él no le interesa porque lo primero que te dice es que si quieres “te paga todos tus gastos”.

¡Como si te estuviera pagando a tí¡¡¡ El hombre no es capaz de ver su responsabilidad hacia los hijos, cree que la manutención es un pago que te hace a ti no a tus hijos. Él siente que te está dando de comer¡¡¡¡ Asombroso.

Ya sé que esto es también un sentimiento generalizado en el hombre ante una separación causada por la mujer pero, por dios, dónde tenemos la cabeza? La manutención es una obligación de los padres hacia los hijos y un derecho de nacimiento de ellos. Ambos progenitores tienen que acepar esta obligación hacia los hijos.

Otro objetivo del hombre es hacerte saber que le perteneces. Se cree tu amo y dueño, así que mientras que no le plantes cara todo irá fenomenal; en el momento, en el que le pongas en su sitio todo dará paso a insultos, malas palabras, gritos, etc.

Se cree con tanto derecho sobre ti que no duda en aprovechar la amistad que le brindas para contarte sus fechorías amorosas: con una, con dos a la vez, con esta solo sexo, es capaz de contarte con pelos y señales el tipo de sexo que tiene con cada una.

¿Qué pretende con eso? No sé, quizás presumir ante ti de macho cabrío queriendo que veas lo que te estás perdiendo.

Pero lo cierto es que está viviendo una segunda soltería, sobre la que no hay nada que cuestionar mientras que no toque el bienestar de tus hijos.

Sin embargo,  la cruda realidad, es que su necesidad de autoafirmación como macho cabrío le lleva a devolverte a los niños cada vez más pronto porque ha quedado, o a no estar al tanto de sus problemas, o a no prestarles la suficiente atención porque tiene la cabeza en …

Como decía se cree con derecho sobre ti, así que, si la relación quedó amistosa, prepárate para aguantarle durante horas. Al recoger a los hijos intentará sentarse, además, con aire de “aquí estoy yo” y por su boca saldrá todas aquellas preocupaciones y problemas que tiene o que está teniendo porque, parece ser que, a pesar de tener relaciones con otras mujeres, ninguna tiene oídos que dedicarle. Así que, él se ve con derecho a estar en la casa y contarte todo aquello que, por supuesto, a ti no te interesa ni lo más mínimo pero como es el padre de tus hijos, le escuchas y le intentas ayudar.

Por supuesto, en el momento en que pones un punto sobre la í salta otra objetivo más: hacerte responsable. Uno de sus principales argumentos es que tú eres la culpable de haberle separado de sus hijos. Frase que queda muy bonita y que le consuela pero que le ciega por completo. Porque una se separa del hombre y es el hombre el que se separa solito de sus hijos.

¿Cómo?

La separación entre un hombre y una mujer es siempre dolorosa para ambos, pero ambos lo viven de distinta forma.

El hombre pasa del dolor y del sufrimiento por estar alejado de sus hijos a despreocuparse por completo. Empieza a vivir, como dije, una segunda soltería y de pasar querer ver a los hijos a menudo pasa a ir alejando las visitas, de estar pendiente de sus problemas a no preocuparse, de llamarles a ignorarles, de estar en off con ellos a estar alegre y vital cuando está con sus amistades. Los hijos pasan a ser una tarea más, una obligación de estar con ellos pero solo los días estipulados y mientras disfrutan de su vida, en la medida de sus posibilidades, sin preocuparse ni una sola vez por cómo van en los estudios, cómo van con las amistades, tienen algún problema?, están sanos?

Creerme que hablo de mi propia experiencia y a día de hoy, tres años de separación, aún estoy esperando que alguna vez el padre pregunte por sí solo qué tal les va a sus hijos o si tienen algún problema, que los hay, y él es conocedor. Pero vivir en la ignorancia es vivir feliz.

Sin embargo, las responsabilidades de la madre hacia sus hijos es simplemente una línea continua. Será capaz o no de tener otras relaciones, de salir o no, de tener nuevas amistades o no pero, generalmente, no hay descuido ante sus responsabilidades.

Antes de separarme, no daba crédito a estas mismas cosas que acabo de contar, me decía a mí misma que era muy generalizado. Había indagado en internet sobre qué me iba a encontrar una vez que tomara la decisión de separarme y la llevara a cabo. Y lo que leí me parecía asombroso y difícil que nos pasara. Pero pasó, ha pasado.

Con este escrito no quiero decir que todas las relaciones de hombres y mujeres separados sean similares o parecidas. No quiero decir que el hombre se comporte así en todos los casos, nada más lejos de la realidad. Conozco padres que continúan con su labor de padre después de la separación, siendo responsables, preocupándose al día por sus hijos y disfrutando todo el tiempo posible de ellos. Y conozco mujeres despechadas que han dejado totalmente en la miseria al padre de sus hijos. Tampoco escribo para poner en entredicho al hombre pero sí para dar un toque de atención a todos aquellos padres que montaron en cólera, gritaron a los cuatro vientos su deseo de ver a los hijos y que, por disfrute personal y egocentrismo, después, se olvidan de ellos.

Así que, mujer, si optas por un convenio amistoso recuerda que hay otra serie de gastos que surgirán y que, a priori, no se cuentan con ellos:

* Si acepta abonar actividades extraescolares cuenta con un gasto de transporte si no vives cerca del centro donde se imparta.

* Gastos de fiestas de cumpleaños. La fiesta suele ser un gran desembolso de dinero aunque se celebre en casa a base de bocadillos, chuches y tarta y que, normalmente, los hijos intentarán celebrarlo en el domicilio donde tengan sus amistades que suele ser el de la madre.

* Peluquería. Los hijos se hacen mayores y tanto las niñas como los niños quieren depilarse ya sea las piernas, las axilas o arreglarse el pelo.

* Arreglos de sus cosas. No solo se estropea la nintendo, la play o el ordenador, sino que hasta la bicicleta pasa por arreglos y si no tienes ni idea de cómo arreglarla la solución es llevarla a una casa de reparación, siempre es más barato que pensar en comprar una más adelante.

* Y cuando los hijos se hacen adolescentes surge un gasto extra: la paga. Como adolescentes necesitan salir y expandirse: gastos de autobús, el parque de atracciones, salidas con sus amistades,  los regalos de cumpleaños de sus amigos, etc. Sería conveniente ajustarlo en el convenio.

Y, por supuesto, mujer, no olvides que, a pesar de que te sentirás culpable por la situación creada, debes cerrarle la puerta desde el primer día porque sino su propio ego irá tomando posiciones dentro de tu casa y el día que quieras acabar con eso comenzará a intentar ofenderte por cualquier medio. La amistad que muchos suelen exigir esconde una apropiación indebida de unos derechos que ya no tienen. Si realmente desean continuar con la amistad, adelante, lo serán pero cada uno en su casa y aceptando el convenio que hayáis firmado.

Por último, Hombres madurad y sed padres.

Vuelvo a repetir que sé que hay muchos hombres que no se ajustan a lo que acabo de describir, por eso mi escrito va dirigido a todos aquellos que sí se ajustan y que, por desgracia, hay muchos. Nada he de decir al hombre que es hombre y que además es padre con todo el significado que la palabra conlleva en sí misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s