Ébola: Todos formamos parte del pastel que es devorado

ebola

 

 

Todo forma parte de la misma trama.

Hay quien opina que epidemias como el ébola forma parte de ensayos de una guerra bacteriológica, quien opina que son las multinacionales farmacéuticas quienes están detrás para un lucro económico tras la invención de una supuesta vacuna, muchos piensan que los estados gobernantes están haciendo una limpieza de seres humanos, otros tantos que somos utilizados como cobayas.

¿Quién tiene razón?

Resulta que los orígenes de este tipo de epidemias y pandemias (sida, gripe a, etc) son siempre inciertos, que, lo normal, es que se originen en países subdesarrollados, que crean una alarma social importante y un consecuente miedo a desarrollar, que emergen vacunas nuevas y nuevos fármacos en una lucha entre farmacéuticas….

Ellos, los poderosos, los amos del mundo son los que crean estas epidemias, disponen de su propio laboratorio químico; lanzan sus virus y bacterias sobre humanos “indeseables” (bajo su punto de vista), consiguen así ver los efectos de su lanzamiento y las posibles consecuencias en caso de lanzarlo dentro del ejército enemigo, además de mermar esa sociedad de humanos “indeseables”.

Pero no todos los “indeseables” viven en países subdesarrollados, también barajan la posibilidad de que, en caso de guerra, tengan que mermar la población de algún país o países del Primer  Mundo. ¿Cómo conseguirían los mismos resultados en países desarrollados? Inoculando vacunas.

Crean una alarma social importante: la epidemia ha llegado al mundo desarrollado, desarrollan un miedo más que importante. Ese miedo abre los ojos a los farmacéuticos quienes ven un mercado económico amplio y luchan por conseguir una vacuna, efectiva o no, eso es indiferente.

Se comienza a usar a la población como cobayas humanas en las que se prueban todo tipo de medicamentos experimentados en animales, sin saber qué resultados tendrán a corto y largo plazo en humanos y nadie pondrá el grito en el cielo porque su actuación viene argumentada por un deseo de acabar con la epidemia, a todo el mundo le parecerá bien.

Las farmacéuticas así demostrarán a los poderosos su capacidad de anular la epidemia. Simplemente, los amos del mundo, están viendo hasta dónde pueden llegar químicamente los países desarrollados.

Y una de las armas más contundentes que pueden usar estos poderosos es precisamente la vacuna. El miedo a gran escala de la población hará que deseen masivamente vacunarse, mientras más miedo causen más éxito tendrá su objetivo: eliminar a la población masivamente.

Así que, si no me equivoco, cada vez serán más frecuentes las alarmas sociales por nuevas o viejas epidemias, hasta que consigan hallar la herramienta que nos pueda exterminar.

Suena cruel pero es mi conclusión, es lo que me llega, es producto de ir sumando uno más uno, razonamiento lógico y las pruebas de lo que digo, a la luz está.

Todos formamos parte del pastel que es devorado por los grandes poderes que mueven los hilos de este mundo en el que vivimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s